banner interno

Plan de Estudios

Modelo PedagógicoCaracterísticas CurricularesPlan de EstudioEstructura Modular

Las estrategias pedagógicas que implementa la Facultad para el cumplimiento de su plan de formación en el pregrado de Gobierno y Relaciones Internacionales, se fundamenta en el Modelo Educativo Pedagógico de la USTA que desde una Metodología Problematizadora permite que el estudiante logre comprender y dar soluciones a realidades problémicas que aquejan a la sociedad, desde una visión crítica y propositiva. Este proceso se lleva a cabo a partir de la observación de la realidad y la generación de preguntas que de manera permanente se están formulando al estudiante, guiado por su docente, para que de manera conjunta logren dar respuesta a los problemas en diferentes escenarios propuestos. Así, el estudiante puede generar conocimiento y usar técnicas y metodologías concordantes con la realidad.

Las estrategias pedagógicas, evaluativas y didácticas basadas en el Modelo Educativo Pedagógico tomista, se reflejan en el microcurrículo a través de los syllabus de cada uno de los espacios académicos, en los cuales integran sus temáticas, estrategias pedagógicas y evaluativas, en estas últimas, participan los diferentes actores en los momentos de autoevaluación, coevaluación y heteroevaluación. De esta manera, los espacios académicos impulsan y estimular la comprensión de los diferentes contenidos forjando juicios valorativos, reflexivos y críticos, es por ello que las estrategias de aprendizaje concitan la dimensión del estudiante como receptor crítico de conocimiento con su dimensión como estudiante, indisociable a un componente eminentemente creativo.

Así, la metodología de los espacios académicos estará orientada en estimular, forjar, conducir y promocionar de manera integral la aprehensión de los conocimientos bajo el prisma de la pregunta problematizadora. Es decir, al inicio de cada sesión de clase, el referente de la misma será una cuestión que será sujeta de interpretación y valoración entre la comunidad de la clase para abordarla de manera disciplinar.

Con el fin de evaluar y responder a las preguntas problematizadoras propuestas en cada uno de los cinco módulos del currículo, se realizan a final de semestre los exámenes “modulares” que se han venido impartiendo en la facultad desde su creación. Este instrumento consiste en el planteamiento de un caso o problema común, a través de la metodología problematizadora, que debe ser resuelto a final del semestre por los estudiantes, en donde se busca integrar los contenidos de los distintos espacios académicos que se imparten en el semestre y que corresponden a cada uno de los módulos del programa. Los docentes de los distintos módulos diseñan un caso para ser resuelto en el semestre al que corresponde su asignatura, proponiendo algunas lecturas y preguntas problematizadoras para la resolución del caso, con el propósito de animar a los estudiantes a plantear respuestas innovadoras y críticas a las problemáticas en las que conecten los marcos teóricos y las herramientas aprendidas y que articulen de manera inteligente el conocimiento con la realidad. Al igual que en la metodología de aprendizaje y evaluación de los syllabus, en el examen modular semestral se evalúan las cuatro dimensiones de la acción humana - obrar, comprender, hacer y comunicar-.

De acuerdo a los lineamientos para los diseños curriculares en la Universidad Santo Tomás el programa en Gobierno y Relaciones Internacionales integra las características de interdisciplinariedad, flexibilidad, integralidad-transversalidad e internacionalización.

De acuerdo a lo anterior, la interdisciplinariedad hace parte importante del programa, en la medida en que está conformado por espacios académicos que reflejan la complejidad de los estudios sobre el tema y la participación de otras disciplinas y campos del conocimiento para su abordaje y comprensión. Así, los módulos recogen problemas de tipo político, internacional, económico, jurídico e investigativo y están acompañados por un conocimiento práctico que es, además, transversal en el esquema propuesto.

Lo anterior implica que al ser el programa de Gobierno y Relaciones Internacionales parte de una universidad de Estudios Generales, la relación con el conocimiento debe involucrar siempre disciplinas diferentes a las del origen de la reflexión que se suscita. De allí la importancia que tiene el hecho de generar un diálogo constante de saberes que lleve a la producción de núcleos problémicos que se resolverán a través del estudio de los temas relacionados.

Por otra parte, la flexibilidad que permite que el estudiante genere rutas de formación de acuerdo a sus intereses particulares, lo cual orienta una profesionalización pertinente que se consigue a través de la apertura hacia otros saberes, en los espacios académicos de profundización y de tipo electivo y optativo que pueden tomarse al interior de la Facultad o en otros programas que ofrece la Universidad Santo Tomás. 

Así mismo, en la propuesta curricular se constituyen otras manifestaciones de flexibilidad a través de la articulación de la docencia, la investigación y la proyección social; el diseño de espacios académicos virtuales, las estrategias para la incorporación de las TIC, TAC y TEP; la apertura a la diversidad, la interculturalidad y la educación inclusiva, así como la diversificación en las opciones de grado.

En términos de internacionalización, la Facultad ha venido desarrollando una estrategia coherente con las iniciativas de la Universidad que ha permitido la salida de estudiantes del Programa hacia varios destinos, en su mayoría latinoamericanos, en los que han podido consolidar los conocimientos y las reflexiones que se adelantan en otras partes del mundo. También se ha logrado atraer a estudiantes de varios países con los que la Universidad ha establecido convenios y acuerdos, posibilitando el intercambio académico entre los jóvenes.

También en el marco de la internacionalización, se puede evidenciar en el currículo, la apuesta de formación por la competencia comunicativa en lengua extranjera (Acuerdo 46 de 2014) y la incorporación en el perfil del docente de indicadores de desempeño que hagan referencia a competencias internacionales.

Finalmente, la integralidad-transversalidad en la propuesta curricular del programa se expresa a través de dos aproximaciones: por un lado, se privilegia la ética y el humanismo en la educación impartida, mostrando la importancia de actuar en la política guiados por el reconocimiento de pertenencia a una comunidad, lo que obliga la búsqueda constante del bien común. Por otro lado, se ve reflejada en el esquema deliberativo, que va en concordancia con una de las directrices institucionales de la integralidad que apunta al “[…] desarrollo armónico de las personas en todos sus aspectos, apoyando así el estudio, la interacción y el debate en las distintas formas de inclusión, ecologismo, diálogo intercultural y de desarrollo” (Universidad Santo Tomás, 2015, p. 12).

En este sentido, se apuesta por un currículo integral e integrado que favorece la articulación de las funciones sustantivas con las dimensiones de la acción humana: comprender, obrar, hacer y comunicar para contribuir a la formación de profesionales que respondan a las necesidades de la región y del país.

Con base en el Modelo Educativo Pedagógico de la Universidad Santo Tomás, el enfoque curricular se articula teniendo en cuenta la problematización del saber en sintonía con el método prudencial tomista (ver, juzgar y actuar el cual se puede hacer práctico a través de las dimensiones de la acción humana que se expresan a través del comprender, hacer, obrar y comunicar) y las funciones sustantivas de la Universidad. En este orden, el enfoque curricular del programa de Gobierno y Relaciones Internacionales se perfila hacia la pedagogía problémica como opción institucional que abarca todos los niveles del Modelo Pedagógico. Se presenta así, la pedagogía problémica:

“como proceso y proyecto en construcción que permite entrar a las implicaciones didácticas de la enseñanza, a la formación de un pensamiento crítico, al ejercicio de la libertad autónoma y responsable, a la apertura de estrategias de desarrollo social (Centro J. Lebret) y a la posibilitación de un personalismos comprometido (Emmanuel Mounier), que se abra a la presencia ciudadana para la configuración de una nueva conciencia cívica y política, una tarea permanente de compromiso para la búsqueda de bien común y de la justicia social, es decir, la educación de nuevas generaciones con un sentido claro de compromiso en la transformación de las estructuras del país que hagan visible el proyecto democrático en todos los campos y en todas la dimensiones”.

A partir de lo anterior, el currículo establece el objeto de estudio en Gobierno y Relaciones Internacionales a partir del cual se identifican las necesidades y problemáticas del entorno local, nacional, regional e internacional, que llevan a determinar los núcleos problémicos y las grandes preguntas que problematizan el saber, con el fin de que el currículo responda a las mismas.

Núcleo  La ausencia de reconocimiento y sentido del bien común, la comprensión limitada de la interrelacionalidad de la vida política y la primacía del interés individual, suscita la necesidad del estudio del gobierno como la dirección de colectividades y construcción de acuerdos, orientados a dignificar la persona y la comunidad, para la formación integral de sujetos políticos y la transformación de las prácticas de gobierno en diversos espacios de toma de decisiones.
Pregunta problematizadora ¿Cómo el estudio de gobierno, entendido como la dirección de colectividades y construcción de acuerdos orientados a dignificar la persona y la comunidad, puede llegar a contribuir al reconocimiento y sentido del bien común y la comprensión de la interrelacionalidad de la vida política?
Ver => Materia Modular Gobierno y Relaciones Internacionales
Juzgar => Centro de interés Bien Común
 Actuar => Eje temático Gobernabilidad y Gobernanza